Cuando se habla del Estado de Sao Paulo es siempre usando todo en el superlativo. Es el Estado con la mayor población, el mayor parque industrial, la mayor producción económica, el mayor registro de inmigrantes y, como también no podría dejar de ser, con toda la complejidad del Estado más cosmopolita de Sudamérica.
También es el centro comercial, industrial y financiero del país.
Es la segunda ciudad más grande de América Latina y la tercera en el mundo, con cerca de 9 millones de habitantes.
Fue construido con el vigor y trabajo arduo de los pueblos de todas las partes de Brasil y del mundo, manteniendo arraigada en cada porción de esa tierra la vocación para el trabajo. Son 645 municipios y una población que ultrapasa 36 millones de habitantes.
El gran desarrollo industrial y la diversidad cultural han convertido a São Paulo en la ciudad con la clase media más numerosa, más variada y mejor educada de Brasil. Sus habitantes son gente activa y bien informada y, aunque a menudo se quejan de los problemas de tráfico, de la violencia callejera y de la contaminación, no se imaginan vivir en otro lugar que no sea éste. São Paulo puede resultar un lugar intimidatorio, pero los que prefieran las grandes ciudades podrán disfrutar de la actividad y la vida nocturna de una de las ciudades más dinámicas del mundo. Entre los lugares de interés, destaca el Teatro Municipal, de estilo barroco; el edificio Copan de Niemeyer; el Museo de Arte de São Paulo (MASP); y el Patio do Colégio, del siglo XVI.

Atracciones

São Paulo, capital del Estado de São Paulo, cuyos habitantes son llamados paulistas, es la ciudad de crecimiento más rápido del continente. Hoy es la mayor ciudad de América del Sur y, se incrementa diariamente por inmigrantes en búsqueda de oportunidades, inmediatamente estará entre las metrópolis con mayor población del mundo. El Estado de São Paulo es el centro económico e industrial más importante de América del Sur, comprendiendo una área de 247.898 km2.
Es famosa por su ambiente cosmopolita de gran ciudad y por su vida nocturna, aunque el rápido crecimiento de la población le cause muchos problemas como el permanente tráfico y la falta de espacio. Los edificios de concreto de São Paulo la llevan lejos de parecer a las otras ciudades brasileñas llenas de color y encanto, pero de todas formas la ciudad ofrece muchas atracciones culturales, en particular el sobresaliente Museo de Arte de São Paulo tiene una excelente colección de arte impresionista (con obras de Van Gogh y Degas, y de muchos otros más.
Situada en una meseta, es la ciudad más grande de Suramérica. Ciudad de inmigrantes y barrios étnicos.
Se estima que la población de esta megalópolis ronda los veinte millones de habitantes, muchos de ellos descendientes de inmigrantes italianos y japoneses.
En el centro, los visitantes aún pueden encontrar antiguos edificios históricos del tiempo de la fundación de la ciudad por los jesuitas portugueses, Padre Manoel de la Nóbrega y Padre Anchieta, en 1554.
São Paulo, la ciudad del hormigón y de los grandes negocios, también tiene gran vocación turística.
São Paulo se destaca por su complejo industrial, por los enormes edificios de arquitectura arrojada que hubieron surgido con implantación de nuevas avenidas y vías expresas.

Sus animados, elegantes y diversificados centros comerciales estimulan al comprador, además de los innovadores Centro Atacadista de la industria de la moda y otros centros empresariales.
São Paulo es la ciudad para los que aprecian la buena mesa. Más de 1,000 restaurantes, sirviendo comidas típicas de todas las regiones de Brasil y de casi todos los países del mundo, satisfacen la todos los paladares.
Bella Vista, barrio italiano, la Libertad, barrio oriental, y las calles comerciales, 25 de Marzo (árabe) y José Paulino (israelita), son áreas con características propias que deben ser visitadas.
La ciudad ofrece también, una intensa vida artística y cultural. En la vida nocturna paulista, la elección es suya: una variedad de bares, tranquilos o agitados, discotecas coloridas, la Boca de la Basura, teatros para todos los gustos, cines de arte con sesiones especiales inclusive en los museos, espectáculos de ópera, música erudita y popular, danzas de todos los tipos, boites con performances eróticas, choperias llenas de alegría y todo el más que usted pueda imaginar.
Desde lo alto del piso 42 del edificio Italia se puede ver toda la ciudad: casa y edificios de varios estilos de arquitectura. Además, ofrece varias opciones de compra y calles espacialmente dedicadas al comercio.
San Pablo
Conocida también como la Perla del Atlántico, el imaginario popular considera a Guarujá como una de las ciudades más bonitas del país. Tal vez por eso haga ostentación constante de sus bellezas naturales.
Sus playas son altamente recomendables para la recreación durante los fines de semana de los paulistas. Praia Enseada es un ensueño donde los visitantes se vuelcan a la práctica del voleibol y el fútbol playero, junto a paradores blanqueados por palmeras. El Morro de Maluf separa Ensenada de la Playa de Pitangueiras, donde se concentran las construcciones más imponentes de la ciudad. El oleaje es confiable para las competencias internacionales de surf. Otro morro, el de las Ghaletas es el que separa al centro de la playa de Tombo, preferida por su marco agreste y natural. La particular formación geológica de la elevación provocó la creción de grutas debido a la acción del mar.
Son aconsejables los paseos en scuna -embarcación ecológica de madera y velas- que en un par de horas recorren el extremo norte de la isla. Durante el viaje la nave se detiene en la playa de Iporanga que se aprieta entre matas y cascadas para dar paso a una pileta natural, donde el ocio llega a su máxima expresión.

Playas:
Bañadas por las aguas azules del Atlántico, las playas paulistas son un capítulo aparte. São Paulo nació allí, en la playa de São Vicente, en el litoral sur. Más al sur, Praia Grande, Mongaguá, Itanhaém, Peruíbe e Ilha Comprida. Al norte, Bertioga, Ubatuba, Caraguatatuba, Ilha Bela. Playas de rara belleza, algunas, aun hoy, poco habitadas. Verdaderos refugios preservados, con la Mata Atlántica, circundando sus escondites, que ofrecen arenas blancas, aguas calmas, mucho sol y un pueblo hospitalario.

 

LITORAL NORTE
Santos y Guarujá son grandes municipios espantosamente desarrollados. Las playas del litoral norte paulista se esparcen en torno de pintorescas villas de pescadores o pequeñas ciudades.
Las mejores playas del Estado están próximas a Santos. En la dirección norte, Guarujá, Caraguatatuba, Ubatuba y otras; en la dirección sur, Praia Grande, Itanhaém, Peruíbe, Iguape y Cananéia.

Al norte de Guarujá el primer municipio es Bertioga, donde un antiguo fuerte aun guarda la memoria de Hans Staden, aventurero alemán secuestrado por los tupinambás en mediados del siglo XVI y que, al escapar de ser devorado por los indios caníbales, escribió sus memorias e hizo una serie de dibujos considerados como las primeras imágenes existentes sobre Brasil.
El próximo municipio es São Sebastião, separado de Bertioga por decenas de playas de mar bien azul. Fundada en fines del siglo XVI, la región abrigó ingenios de caña de azúcar y haciendas de café. Ciudad histórica, el centro de São Sebastião tiene muchas edificaciones antiguas, vestigios del período colonial, entre las cuales varias consideradas como patrimonio histórico. El municipio tiene 78 km de paisajes y aguas exuberantes, con playas como Enseada, Cigarras, Guaecá, Toque-Toque Grande, Toque-Toque Pequeno, Paúba, Maresias, Boissucanga, Camburi, Barra do Sahy y Juquehy, entre otras.
En el litoral norte está Ilhabela, la mayor isla fluvial brasileña, con casi 350 mil m² de extensión. Ilhabela, que tiene 60 playas, es cada día más conocida como el paraíso de los deportes náuticos. Son 150 km de costas y playas, algunas aun salvajes, de acceso posible apenas con barco.400 cascadas cortan la vegetación formada por gran variedad de árboles y plantas del Parque Estadual de Ilhabela, y el mar atrae quien gusta de deportes a vela, con yates, practicar surf y pesca submarina o nadar.
Más al norte, y antes de la frontera con el Estado de Río de Janeiro, Caraguatatuba y Ubatuba conservan el paisaje exuberante. En ellas, la belleza de decenas y decenas de playas y del mar de aguas azules contrasta con el perfil de las montañas recubiertas por el verde de la Mata Atlántica. Los primeros habitantes de Ubatuba fueron los indios de la tribu Tamoio. La ciudad es coronada de hechos históricos como la Confederación de los Tamoios, que fue la revuelta indígena contra los portugueses. Caraguatatuba era conocida por los indios Tupis como "la ensenada de los altos y bajos". La ciudad, en su formación geográfica, presenta una ensenada con muchos arrecifes y pequeñas ondaluciones de arena. De esas formaciones rocosas nació la "Pedra do Jacaré", en la Prainha y también la "Pedra do Sapo". La belleza de Caraguatatuba es aun mayor por el paso del Río das Pedras con sus varias caídas de agua.
Otra región importante es Ubatuba. Fundada en 28 de Octubre del año 1937, su nombre se originó de dos palabras indígenas "uba" y "tuba" que significan "muchas canoas". Fue en la arena de Ubatuba que el padre José de Anchieta escribió su poema a la Virgen María con más de cuatro mil versos. Además de su rica historia, Ubatuba tiene en sus playas el escenario perfecto para tuyas vacaciones.

 

LITORAL SUR
Las playas del litoral sur tienen santuarios ecológicos, áreas de mata tropical nativa y la modernización de las grandes ciudades.
En el litoral sur de São Paulo está una de las primeras áreas a ser preservadas en Brasil: la Estação Ecológica Jureia-Itatins. A 200 km de la capital, en un trecho muy sinuoso del litoral, la estación ecológica abriga algunos de los principales ecosistemas que existían en el litoral del Estado antes de su intensa urbanización y mantienen un trabajo sistemático de preservación, pesquisa y educación ambiental gracias a los proyectos del Gobierno del Estado de São Paulo, a través de la Secretaria Estadual de Medio Ambiente.
En 80 mil hectáreas cubiertas de vegetación, en gran parte primitiva e intocada existen florestas de vegetación, lodazales, campos de altitud, matas ciliares, pantanos y algas de zona costera. Esa variedad de ecosistemas responde por la gran diversidad de la flora y de la fauna de la estación ecológica, uno de los últimos refugios de varias especies. El mayor río de la estación es el Una do Prelado, también llamado de Comprido, que se extiende por cerca de 50 km a través de una planicie de vegetación y recibe diversos afluentes. Navegable en toda su extensión, es utilizado por la población tradicional de "caiçaras" que habita sus márgenes.
Una de las ciudades de interés del litoral es Peruibe. Para una ciudad al nivel del mar Peruibe es un fenómeno: tiene el aire altamente ozonizado (con un índice de 5.6%) abajo apenas de Campos do Jordão.Uno de sus ríos tiene un lodo negro medicinal conocido mundialmente. Abriga parte de la Estación Ecológica Juréia-Itatins, un verdadero santuarío de la vida salvaje.
La ciudad de Guarujá ya se quedó una de las estancias balnearias de playas más sofisticadas. Las playas centrales son las de Asturias y de las Pitangueiras. La playa del Tombo, de olas bravías puede ser peligrosa para los turistas, mas es amada por los surfistas.
Santos es una ciudad de importancia económica para el país, pues posee el mayor puerto de Brasil. Es una de las ciudades litorales de mayor desarrollo e infraestructura urbana. En Santos es posible visitar el Museo da Pesca, el Aquárío Municipal, el Museo do Café y la Fortaleza da Barra Grande
El turista no puede dejar de conocer la Praia Grande, su nombre viene de la palabra indígena "Peaçabu". Independiente de São Vicente desde 1967, Praia Grande es hoy una referencia nacional en turismo. Sus famosas colonias de vacaciones abarrotan en el verano, ofreciendo un colorido especial a la ciudad. Por eso, es muy común personas que viven en otras ciudades mantener en casas de veraneo en Praia Grande, ciudad que recoge el turista como nadie.

Museos:
Museo de la Casa Brasileña
En uno casará que recibió suntuosas fiestas en la década de 40, hoy exhibe un mobiliario de los siglos XVII a XX. El acerv de la Familia Prado puede ser visitado en el piso superior, posee obras de Brecheret y Portinari. Abriga una biblioteca especializada en design y arquitectura.

Museo de la Imagen y del Sonido
Amplio acervo de documentación audio-visual creado los años 70. El museo exhibe la producción contemporánea nacional y extranjera y preserva las manifestaciones brasileñas, especialmente las paulistas, a través de su programación cultural. También abriga exposiciones de artes plásticos y fotografía, con acerv abierto para consulta, además de una librería, un bar y 2 auditorios.

Museo de Arte Brasileño
Creado en 1961, es constituido por cerca de 3.000 obras entre pinturas, diseños, esculturas, bravuras y tapicerías, formando un de los más completos acervs de arte académico, moderna y contemporánea brasileña, con Anita Malfatti, Portinari, Alfredo Volpi y otros.

Museo de Arte Contemporáneo
Creado en 1963, su acerv reúne cerca de 5.700 obras de las más varias tendencias contemporáneas. Entre los principales artistas brasileños figuran Alfredo Volpi, Ismael Nery, Manabu Mabe, Grassman y los internacionales Modigliani, Matisse, Miró, Chagall, Kandinsky y otros.


Museo de Arte de São Paulo
Inaugurado en 1947, es el más importante museo de arte occidental en América Latina. Su edificio fue concebido por la arquitecta Lina Bo Bardi y en su acerv pueden ser admiradas obras de Tintoretto, Botticelli, Manet, Degas, Monet, Renoir, Van Gogh, Picasso, El Grecco, Goya, Portinari, Di Cavalcanti, entre otros

Museo de Arte Moderno
Creado en 1948 con proyecto arquitectónico de Oscar Niemeyer, es el más antiguo museo de arte del país. Posee cerca de 2.000 obras, casi todas producidas en Brasil a partir de los años 20, con destaque para Tomie Ohtake, Amílcar de Castro Bavarelli, Lygia Clark, Victor Brecheret, Tarsila del Amaral, entre otros.

Museo de Arte Sacro
Instalado en el Monasterio de la Luz, el más antiguo ejemplo de la arquitectura colonial paulista, el museo fue construido en 1774. Su acerv es compuesto por obras de Aleijadinho, Benedito Calixto, Veronese, Fray Agostinho de Jesus, entre otros, además de joyas y mobiliario de época.

Museo Lasar Segall
Tiene como principal objetivo divulgar el acerv de 2.100 obras de Lasar Segall. Posee biblioteca, con 100 mil documentos, especializada en teatro, cine, fotografía, radio, TV, además de sala de cine. También promueve cursos.

Museo Paulista
En estilo neo-clásico renacentista, la majestuosa construcción está situada al fondo del Parque de la Independencia. Inaugurado en 1895, cuenta con un acerv histórico, la mayor parte referente al siglo XIX, que reúne armas, piezas religiosas, mobiliario, objetos y joyas personales de grandes personajes de la historia paulista, además de utensilios de bandeirantes e indios. Su gran jardín exhibe una réplica en tamaño reducido de los jardines del Palacio de Versailles.