Enmarcado por montañas, de un lado, y por el océano, del otro, Río de Janeiro es el nombre del Estado y de la ciudad mundialmente famosa y la más importante puerta de entrada al Brasil.
Ciudad cosmopolita, capital de Brasil por casi 200 años, Río de Janeiro es uno de los principales centros de cultura del país, con sus innumerables cines, teatros, museos, salas de concierto, casas de show, galerías de arte y bibliotecas.
Asimismo, es un gran polo gastronómico, los restaurantes de la ciudad ofrecen innumeras opciones de la culinaria internacional y los platos típicos de todas las regiones de Brasil.
El Estado de Río de Janeiro está localizado en el sudeste de Brasil, la región más desarrollada, más rica y poblada del país. Su población bordea los 14.4 millones de habitantes y su área física es de 43.909,7 kilómetros cuadrados. Presenta la mayor densidad demográfica de Brasil y una de las mayores del mundo: 327,65 habitantes por kilómetros cuadrado.
Ciudad de Río de Janeiro tiene una población de 7 millones de habitantes y una extensión territorial de 1.170 kilómetros cuadrados. El prefijo telefónico es 021.

Atracciones

Palacio Itamaraty:
Construido en estilo neoclásico a mediados del siglo XIX, fue sede del gobierno republicano de 1889 a 1898 y sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de 1899 a 1970. Perteneció al primer barón de Itamaraty cuya familia atribuía el diseño de la planta a dos arquitectos franceses anónimos.
Pero la obra consta oficialmente como de José Maria Jacinto Rebelo, discípulo de Grandjean de Montigny, que fue llamado cuando surgió la necesidad de resolver la fachada.
Cuenta con un jardín interior donde hay un ala de palmeras imperiales, el palacio, hoy Oficina de Representación del Ministerio de Relaciones Exteriores de la antigua capital, reúne un acervo magnífico, en especial en su Museo Histórico y Diplomático, en el Archivo Histórico y en la Mapoteca.

El Museo Histórico y Diplomático fue creado en 1955 y ocupa todos los salones de la residencia histórica que se transformó en el Palacio Itamaraty de Río de Janeiro.
El fondo del museo posee miles de piezas, entre las cuales se encuentran los espejos y muebles de la familia Itamaraty; el mobiliario del gabinete de Pedro II; una serie de luminarias, lozas y grabados con retratos de la familia imperial brasileña; tapices flamencos; cuadros impresionistas y naturalistas portugueses; obras de artistas como Debret, entre los extranjeros, y Pedro Américo, entre los brasileños; y centenares de dibujos, grabados, tapices, miniaturas, condecoraciones, armas, uniformes y objetos diversos, además de libros, mapas y documentos.
Los cerca de 6 millones de documentos que guarda hoy el Archivo Histórico del Palacio Itamaraty eran muchos menos cuando fueron traídos de Lisboa en 1808 por Rodrigo de Souza Coutinho, más tarde Conde de Linhares. El acervo documenta las relaciones diplomáticas de Brasil.
La Mapoteca de Itamaraty posee una colección cartográfica con miles de mapas geográficos, cartas náuticas, atlas, plantas, dibujos y panoramas que cubren todo el territorio nacional desde los tiempos del descubrimiento, en el siglo XVI.

El acervo es un viaje ilustrado desde la ocupación del territorio brasileño y permite conocer las rutas marítimas usadas por navegantes europeos para llegar aquí y a otras partes del mundo desconocido.

Museos:
Museo Nacional de Bellas Artes
Es considerado como el mejor museo del país. Muestra una colección de más de 800 pinturas y esculturas originales.

La Galería de Arte Brasileira
Presenta clásicos del siglo XX . La sala más destacable es el Café de Candid Portinari.

Museo de Arte Moderno
Exhiben 1,700 obras de pintura, escultura y grabados de artistas brasileños y extranjeros. Fue inaugurado en 1958 en el Parque Flamengo, cerca del centro.
También cuenta con una biblioteca especializada en arte y una cinemateca que está entre las más populares de la ciudad.
Inaugurado en 1958, el Museo de Arte Moderno se incendió en 1978, lo cual generó una cadena de solidaridad internacional que fue fundamental para su recuperación física y de sus valiosos objetos de arte.

Museo Internacional de Arte Naïf
Muestra 5, 000 obras de pintores brasileños y de otros 130 países a partir del siglo XV que dan fe de este tipo de expresión artística espontánea y nada académica.
Aquí se puede observar el lienzo más grande que se haya pintado en este estilo, 7 x 4 metros con una vista sorprendentemente original de Río. Se encuentra a solo 50 metros de la estación del trencito que sube al Cristo Redentor.

Museo Histórico Nacional
Guarda preciosas cerámicas y fósiles de dinosaurios, entre otras cautivantes atracciones. Esta localizado en la Fortaleza de Sao Tiago.

Museo de Arte Contemporáneo de Niterói
Recoge el arte Brasileño contemporáneo. Fue diseñado por el famoso arquitecto Osacar Niemeyer y tiene vista a la playa de Boa Viagem.

Museo Villa Lobos
Dedicado al compositor Heitor Villa Lobos

Museo Folclórico Edison Carneiro
Alberga una interesante colección de arte folclórico.

Museo del Indígena
Muestra una colección de 14,000 objetos hechos por los indígenas brasileños, es uno de los museos más importantes de la herencia Indígena del país.

Museo Nacional
Aquí puede verse una muestra de diversa temática: fósiles de dinosaurio, esqueletos de tigre dientes de sable; hermosas piezas de cerámica precolombina del litoral y de la meseta de Perú; un enorme meteorito, cientos de pájaros disecados, mamíferos y peces; información sobre las enfermedades tropicales y muestras de las etnias del país.
Se encuentra en la parte norte de la ciudad. Es muy frecuentado aunque un tanto descuidado.

Museo Histórico Nacional
Un bello conjunto arquitectónico que guarda un acervo histórico inestimable. Fue creado en 1922, en el Gobierno de Epitácio Persona. Ocupa una área de 18.000 m² y está instalado en tres edificios distinguidos, de diferentes épocas: la Casa del Tren (1762); el Arsenal Real (1822); y el Anexo para los cuarteles (1835. Se localiza en Praza Marechal Ancora, s/nº - centro de la ciudad.

Playas:
A orillas del atlántico y bajo un sol radiante todo el año, Río de Janeiro es playa y cocoteros por antonomasia. Acudir a la playa para contrarrestar el fuerte sol es una forma de vida de los cariocas.
Una de las más famosas del mundo es la playa de Copacabana que despliega sus onduladas arenas a lo largo de una zona residencial muy poblada. Desde la orilla del mar pueden verse los enormes rascacielos que rodean la entrada a la bahía.
La playa de Ipanema es la más rica y chic de Río. Otras playas de la ciudad o sus alrededores son las de Pepino, Barra da Tijuca, Flamengo y Arpoador.
La playa de la Chica de Ipanema (llamada así después de la famosa canción) se localiza en Posto Nine en Ipanema. Por sus grandes olas y corrientes Ipanema puede ser una playa peligrosa.
Otras famosas playas de Río son el Flamengo, Botafogo, Leme, Vidigal. La playa invita a caminar, conducir una bicicleta, conversar con los amigos, admirar el sol poniente, observar a la gente en el calçadão (una acera muy larga cerca del mar), beber agua de coco o una cerveza bien fría y esperar el anochecer.

Copacabana
Sin duda la playa la más conocida de Brasil, y una de las más conocidas del mundo, Copacabana ya está en la leyenda. Su época de oro fue ciertamente en los años 50, cuando su belleza entronaba desde Río hacia todo el Brasil y hasta mismo el extranjero. Era la época de la "Princesinha do Atlântico".
El aire de Copacabana ya era todo un misterio. El Hotel Copacabana Palace era su contrapartida para el lado chic. Grandes artistas internacionales se quedaron en este hermoso y famoso hotel. Hoy, él hace parte del patrimonio arquitectural de la ciudad.
Tanto suceso tuvo un precio demasiado pesado a pagar: especulación inmobiliaria y super-población. La hermosa Avenida Atlântica, el portal de lujo de la ciudad hacia el mar fue tomado por la ganancia de los agentes inmobiliarios. Grandes edificios fueron construidos y la configuración original del barrio cambió para siempre. Las dos otras grandes avenidas del barrio (Nuestra Señora de Copacabana y Barata Ribeiro) son hoy grandes corredores para la circulación intensa del movimiento nord-sur de la ciudad.
Los fines de semana y otros días feriados, una muchedumbre ocupa su ancho litoral para bañarse ó para practicar todo tipo de deportes. Eso se va hasta la noche, cuando el nuevo sistema de iluminación permite a los cariocas disfrutar un máximo de sus playas. Conocida en todo el mundo, la playa de Copacabana es, automáticamente, la primera playa que los visitantes extranjeros visitan.
La vida es dinámica tanto de día como de noche en Copacabana. Aquí se bebe, se canta, se come. De hecho son dos playas separadas: Leme ( de un kilómetro) y Copa ( con algo mas de tres. Esta playa es el escenario de gran parte de la vida de la ciudad para el turismo en general, debido a la gran concentración de hoteles, restaurantes y tiendas con precios mas que accesibles.

Ipanema
En esta playa, hay menos bullicio que en Copacabana. Es más segura y limpia y también más cara. En Ipanema el estilo es mas sofisticación. Hay edificios modernos, menos hoteles, restaurantes de excelente categoría, bares famosos como Garota de Ipanema. Es frecuentado por la gente de mayor poder adquisitivo. La vida nocturna de Ipanema es quizá más del gusto de la alta sociedad carioca.
La playa situada frente a la Rua Farme de Amoedo es frecuentada por gays. Las olas pueden ser grandes y la resaca suele ser peligrosa. Se recomienda precaución y nadar solamente donde lo hacen los locales.
La playa de Ipanema se hizo famosa en todo el mundo gracias a la no menos famosa canción de Vinícus de Morais "Garota de Ipanema". De hecho, es la primera cosa que uno dice cuando se habla de Ipanema. La bella muchacha del barrio que pasa para ir a la playa, al ritmo de la bossa nova que uno respira en el barrio.
Ipanema es ubicada entre el Copacabana, de la cual es separada por Arpoador y Leblon. El punto de límites en este lado es el Canal de Jardim de Alá. Su punto con más agitación es el llamado Posto 9. En frente a la Rua (Calle) Farme de Amoedo. Con muchos bares y restaurantes, la noche de Ipanema es una buena cosa a desfrutar en Río.
Pero, el barrio tiene un muy buen ambiente y es siempre bueno de flanar por sus calles principales, de las cuales la comercial Rua Visconde de Pirajá. En la playa, la Avenida Vieira Souto, con sus apartamientos de gran lujo, parece tranquila. Pero, en los fines de semana, una gran afluencia de bañistas y de turistas nacionales y otros pasean, juegan y, es claro, se van a bañarse en Ipanema.

Botafogo
La playa de Botafogo es uno de los lugares favoritos para espectáculos y conciertos con alegres multitudes a orillas del mar.

Playa del Arpoador
Esta hermosa playa se ubica al suroeste de Copacabana entre el Fuerte de Copacabana y la calle Francisco Otaviano con La Avenida Vieira Souto. La zona está iluminada por las noches. Se puede practicar el surf, incluso de noche.
Es conocido por la enorme roca que se invade el mar y separa la playa de Copacabana. Ttiene también un parque muy verde donde los artistas brasileños e internacionales hacen presentaciones populares.
La playa de Arpoador suele sede de diversos torneos nacionales e internacionales de surf. Presenta una de las ondas más perfectas de Río de Janeiro. Altas y con óptimas formaciones. También existe la posibilidad de la práctica de windsurf.

Playa do Grumari
Tiene montañas y abundante vegetación y es más aislada de las playas de Río. Y no está demasiado lejos de la ciudad. Durante la semana es un lugar tranquilo pero los fines de semana con gente que busca arenas más tranquilas que las de la ciudad.
Cuatro kilómetros de su área han sido declarados zona protegida para evitar que se edifique en ella.
Más hacia el sur se encuentran las hermosas playas de Recréio, Prainha y Marambaia, que merecen una visita. Sólo se llena los fines de semana, pues el transporte público no llega hasta ellas. Prainha es una de las mejores playas para practicar surf.

Playa de la Barra de la Tijuca
Es la playa mas larga del sur de Río -18 kilómetros e extensión-, de aguas verdosas y límpidas. Es una de las más buscadas por los practicantes de surf, windsurf, bodyboarding y pesca de beira.
Hay muchos bares, quioscos y restaurantes, la Barra de la Tijuca situarse como nuevo polo de ocio y negocios, además del crecimiento residencial ocurrido en los últimos diez años. Cuenta con un sistema de taxi aéreo en helicóptero hacia el centro de Río.