A causa de los canales y los puentes sobre el río Beberibe y Capiberibe y que la cruzan de un extremo a otro, Recife es llamada también la 'Venecia de Brasil'.
Se comenta que tiene algunas semejanzas con Amsterdam. Fue sede del gobierno entre 1630 y 1653, periodo en que el país fue dominado por Holanda. La ciudad ofrece otras atracciones, no sólo bellas playas. También un gran acervo arquitectónico y una rica cultura popular.
Pero aparte de los canales, esta ciudad ofrece otras atracciones como bellas playas, un gran acervo arquitectónico y una rica cultura popular.
Las iglesias de San Antonio, de 1606 y N.S. do Carmo, de 1663, son ejemplares importantes del arte sacra barroca. El "Museo de Barro" y el "Festival da Ciranda" revelan dos aspectos del arte popular, la danza y la escultura. En cuanto a las playas, a lo largo de los 7 kilómetros de Boa Viagem la mayoría de los turistas que visitan Recife se exponen al sol y la brisa. Allí se encuentran los mejores hoteles y restaurantes, además de pistas de jogging y kioscos iluminados por la noche. Al sur de la ciudad, Gaibu y Calhetas mantienen el aire de inocencia y son las preferidas por los artistas.

Deben ser visitados:
• Igarassu, la 30 km de Recife
• Isla de Itamaracá, donde están las ruinas de Vila Velha y el Fuerte Orange, margeados por bellísimas playas;
• El Parque Histórico de Guararapes, donde acontece la Fiesta de Nuestra Señora de los Placeres, en la 2ª feria, después del domingo de Pascua;
• Nueva Jerusalén, escenario del drama de la Pasión de Cristo
• Caruaru famosa por las esculturas de barro del Mestre Vitalino.