La villa de Morro do São Paulo está localizada en la Isla de Tinharé, en una región conocida como Costa del Dendê. Esta villa de solo dos calles principales es al mismo tiempo salvaje y primitiva, chic y sofisticada (tiene una excelente infraestructura). Posee 40 kilómetros de playas que pueden ser desiertas o muy frecuentadas. Actualmente usted puede observar un aumento muy rápido en el turismo local. Con eso vino la sofisticación de diversos restaurantes con comidas típicas, internacional, pizza, entre otras.
Su localización geográfica fue muy importante durante toda época de colonización, era el principal punto de pasada de todos los productos que iban para Salvador, sufrió diversos ataques, entre otras cosas. Por esa su importancia es que Monte posee hoy una gran riqueza de monumentos históricos, que son protegidos por el Patrimonio Histórico Nacional.
Aquí no entran automóviles, luego el único medio de transporte son sus pies, alquiler de caballos, y existe un único tractor que lleva los turistas más perezosos a las playas más distantes. Sin embargo, ya hay cobertura de telefonía celular, tanto analógica como digital, y teléfonos públicos. Aquí no existen agencias ni puestos bancarios, por lo tanto es bueno separar algún dinero "vivo" para las compras del día a día (algunos establecimientos comerciales aceptan tarjeta de crédito).
Entre las actividades más practicadas por aquí están el buceo, la natación, caminatas, cabalgatas y relajar al sol, que es fuerte y caliente el año entero. Venga a descubrir este paraíso que ofrece muchas opciones de vida nocturna, aventuras, paseos ecológicos y muchas otras cosas que solo los que van la Monte descubren.

Atracciones

Isla de Boipeba
Son más de 20 km de playas semi-desiertas a dos horas de la Villa de Monte de São Paulo. La Isla de Boipeba es separada de la de Tinharé por el Río del Infierno. Un paseo inolvidable.

Faro del Monte
Construido en 1855 es un de los mejores lugares para observar la isla. Allá se tiene una visión panorámica de gran parte de las playas. Tiene 100 metros de altura y permite ver Salvador y Bahia de Todos los Santos.

Fuerte
El fuerte fue construido en 1630 para proteger la región de la incursión de escuadras enemigas. Ideal para contemplar la puesta del sol y ver a los delfines. Igualmente se puede visitar las ruinas de la Fortaleza de São Paulo.

Playas
Durante la las mareas bajas, gracias a la presencia de arrecifes, surgen piscinas naturales que forman pequeños acuarios naturales. Sin embargo hay que tener cuidado con el fondo duro y cortante.
Cuenta la zona con muchas posadas, restaurantes y camping. En la Isla del Caitá es posible observar diversas corales.

 


Primera Playa
Muchos la consideran la puerta de entrada de Monte de São Paulo. Es una de las únicas playas en que se es posible surfear. Allá fueron construidas las primeras casas de veraneo.
Pequeña ensenada con cerca de 500 m y próxima al faro, que proporciona un mar de aguas tibias, tranquilas y verdosas, propicio para baño en todos los periodos de la mareas. Es de más ocupada de la región, con muchas casas de veraneo. Bueno local para buceo. Ofrece infraestructura.

Segunda Playa
En esa playa es común encontrar personas jugando vóley, futevóley y frescobol. Enfrente la playa se encuentra la Isla de la Añoranza. Otra ensenada de aguas transparentes, propicias para baño, en todos los periodos de la mareas. Durante las mareas bajas, gracias a la presencia de arrecifes, surgen piscinas naturales que forman pequeños acuarios naturales a los cuales es preciso tomar cuidado, pues el fondo es duro, escurridizo y tajante. Después de los arrecifes y no distantes de la playa, el mar posee ondas ideales para la práctica del surf. Las arenas son contornadas por barracas que sirven petiscos. Buen lugar para buceo. Ofrece infraestructura turística.

Tercera Playa
Con muchas posadas, restaurantes y camping, la Tercera Playa destaca por sus óptimos puntos de buceo. En la Isla del Caitá es posible observar diversos corales. Una buena opción es hacer un paseo de caiaque por las proximidades de la playa.
Es de más campanada de Monte de São Paulo. Tiene cocotal y una ilhota, la Isla de la Añoranza. Allí funcionan bares, camping, hoteles y posadas. Los paseos de tractor para playas más distantes tienen ahí su punto de partida. Óptima para la práctica de deportes náuticos y buceo, principalmente alrededor de la Isla de Caitá, formada por una gran barrera de corales.

Cuarta Playa
Esa playa impresiona por su extensión, pasa por diversos vilarejos. Quien tenga más aliento puede hacer una caminata hasta el río que separa la Isla de Itanharé, de la de Boipeba.

Quinta Playa
Es de más extensa y la menos poblada de Monte de São Paulo. Con vasto cocotal y mar de ondas débiles, tiene pocas posadas y algunos bares que quedan alejados de la franja de arena. Esa playa es el punto de partida de ultraleve para vuelos panorámicos por la Isla de Tinharé. Durante la marea baja se forman innumerables piscinas naturales con aguas claras, óptimas para el buceo por entre los arrecifes. Situada a 1,5 km al sur del poblado.

Arco de la Entrada
Existen murallas en el Monte de São Paulo que datan de 1624.

Guarapuá
Para llegar hasta esa playa usted puede ir de "tamanca", el trenzinho estirado por un tractor.

 

Punta del Curral
La playa donde desembarcaron las primeras cabezas de ganado en Brasil queda enfrente a la extremidad norte de la Isla de Tinharé y descubre una bella vista del Faro del Monte de São Paulo. Es playa de mar abierto, de ondas moderadas, óptimas para surfistas, donde se disputan las etapas del campeonato local de surf. Es aún punto de desova de tortugas marinas. Un paseo de tractor (Besouro), que sale de la villa de Guaibim con acompañamiento de guía local, permite al visitante apreciar toda la diversidad del área, compuesta por matas y restingas. El paseo aún ofrece un gostinho de aventura en la travesía por los riachuelos en el periodo de luna llena.