Esta región de tanta solera, integrada por nueve provincias, es la más extensa de cuantas integran la Península Ibérica, e incluso de las regiones de la Comunidad Europea.
Esta enclavada en la submeseta norte, teniendo por limites principales el Sistema Ibérico, a oriente, la Cordillera Central, al sur, la Cordillera Cantábrica, al norte, y al occidente, está separada de Portugal por el río Duero. Aunque en un territorio tan vasto impera la diversidad geográfica, existen cuatro sectores fundamentales: la amplia llanura esteparia, poblada por enebros y sabinas y animales como el zorro, el gato montés y la ganadería ovina; las dehesas mediterráneas de la provincia salmantina, jalonada por una vegetación de encinas y alcornoques donde habitan el mayor número ganaderías de toros bravos de toda la península; las montañas septentrionales de bosques de hayedos y fauna atlántica; y la Cordillera Central tierras de pinares y águilas reales. Su clima, debido al cinturón montañoso que bordea la Comunidad, es de tipo continental.
La creación de esta comunidad se produjo con la aprobación del estatuto de autonomía el 25 de febrero de 1983. Con ello se reunían en una autonomía dos regiones históricas (León y Castilla la Vieja; de la que se han segregado Santander y Logroño). A parte de su antigua historia, huellas históricas que se remontan tiempos muy remotos, los reinos de Castilla y de León desempeñan un papel histórico importantísimo en la Edad Media y en la Reconquista. Desde esta época a nuestros días el hombre dejó muestras de su arte y cultura a lo largo de todo su territorio, poseyendo Castilla y León un conjunto histórico artístico importantísimo en el que se puede leer gran parte de la historia española. Admirar sus catedrales, conventos, monasterios, castillos y ciudades amuralladas conservadas en perfecto estado, suponen una experiencia única, dando la impresión al viajero de sumergirse en tiempos pasados. Aparte de recorrer sus ciudades y pueblos repletos de un gran patrimonio monumental, Castilla y León nos presentan un paisaje rico en Parques Naturales y parajes con una naturaleza prácticamente virgen.
Con respecto a su gastronomía, encontramos carnes selectas, como la ternera lechal o el cordero, una de las más utilizadas en su cocina, así como de exquisitas legumbres, ejemplo de ello las alubias de El Barco de Ávila, de una cremosidad extraordinaria. Todo ello sin olvidar los famosos dulces tradicionales con que cada provincia nos brinda.
Sus fiestas populares, que se desarrollan a lo largo de todo el año, nos permiten conocer aspectos de un rico y variado folclore, muy desconocido para el gran público y de raíces muy arcaicas, que por sorprendentes dejarán una fuerte huella tras la visita a esta comunidad.

Las ciudades

Salamanca
De gran importancia histórica por su legendaria universidad, una de las más antiguas de Europa, Salamanca se presenta con una belleza extraordinaria y una gran herencia cultural.

Segovia
Resulta impresionante con su colosal acueducto romano que domina la ciudad, su extraordinario Alcázar y su importante Catedral gótica.


Ávila
Una bellísima y encantadora ciudad enteramente encerrada por murallas medievales en impresionante estado de conservación.

Burgos
Una ciudad monumental que bien merece una visita. Su famosa Catedral se considera uno de los más importantes monumentos del gótico español.

León
La que fuera anteriormente la capital de la región leonesa, encierra la auténtica belleza del medievo. Destacan entre sus monumentos una bellísima Catedral gótica, la Basílica de San Isidoro con importantes frescos románicos en su cripta y el monasterio románico de San Marcos. En su provincia, en el sobrecogedor paisaje del Bierzo, se puede visitar una maravilla natural, Las Médulas, aquellas importantes de minas de oro en tiempos romanos, de donde se sacaron hasta 900.000 kilos de oro, hoy presentan surcos, galerías y picachos rojizos en contraste con verdes valles. Un paisaje grandioso digno de contemplar.

Zamora
Es una ciudad medieval excepcionalmente bien conservada. Su magnífica Catedral y numerosas iglesias románicas de gran importancia histórico-artística sorprenden al visitante. Cerca de Zamora se encuentra una Iglesia visigótica del siglo VIII, San Pedro de la Nave. Otro de sus atractivos son los bellísimos paisajes del Lago de Sanabria, el mayor lago de España y el único de origen glaciar.

Valladolid
La capital de la Comunidad y antigua capital del imperio durante los reinados de Felipe II, III y I, posee una provincia preñada de castillos y fortalezas. Su capital, dispone de un importante patrimonio histórico-artístico y uno de los museos de escultura más importantes de España. Valladolid es especialmente célebre por sus procesiones de Semana Santa y por ser la patria del más perfecto castellano.

Soria
Asentada en la margen derecha del río Duero, y dominada por altos cerros, atesora importantes joyas del románico en arquitectura religiosa. En sus cercanías se encuentra la misteriosa Laguna Negra del Urbión, rodeada de una impresionante muralla de rocas y bellos bosques de pinares. Se cuenta que sus aguas oscuras y profundas están comunicadas con algún brazo subterráneo de mar, de ahí su caprichoso oleaje.

Palencia
Aquella cuya provincia contiene la más importante concentración de arte románico del mundo, y la que tuviera la primera Universidad de España en el s. XII, se presenta encantadora con su fisonomía medieval. Monumentalmente destacan su Catedral y su importante museo arqueológico.