Antiguo puerto que desembarco de esclavos venidos del África. Debe el nombre a una vieja expresión de contrabandistas que ha remontado los siglos: "Llegaron las gallinas de Angola". Era la contraseña de uso corriente para indicar que los esclavos estaban en puerto listos para ser vendidos.
Hoy es un lugar privilegiado por sus aguas transparentes y por sus cocotales, así como por la belleza de los arrecifes naturales.